Los Patriots, la dinastía (casi) perfecta de la NFL

Por Ulises Harada

Sin mayor noticia ni revuelo, los New England Patriots volvieron a conseguir un título de división más en la era Belichick-Brady, algo que para quienes seguimos la NFL se ha hecho común, pero es simplemente extraordinario la eficiencia de este equipo, que desde el 2001 ha logrado reinventarse de tantas maneras para seguir siendo uno de los mejores equipos no sólo de la actualidad, si no de la historia de la NFL.

 

Por eso creo que el título de este artículo es más que adecuado: La dinastía (casi) perfecta. A diferencia de otras dinastías, el equipo de Bill Belichick ha tenido que sufrir con la agencia libre y con la pérdida no sólo de jugadores, si no de coaches y ejecutivos (Charlie Weis, Romeo Crennel, Scott Pioli, Thomas Dirmitoff, Josh McDaniels, Eric Mangini, Rob Ryan, y muchos, muchos más), pero la constante de este equipo es la misma: Tom Brady.

 

¿Pero que hace que los Patriots sean una dinastía (casi) perfecta?

  • De 2001 a 2012 tienen una diferencia de entregas y robos de balón de +132. En los últimos tres años esa diferencia es de +69. Tom Brady y los Pats simplemente no regalan el balón. Las estadísticas no mienten, el equipo que tiene mejor margen de entregas de balón tiene entre el 70-80% de posibilidades de ganar y los Patriots son un claro ejemplo de eso.
  • Las únicas dos temporadas que los Pats no calificaron a Playoffs desde el 2001 tuvieron dos de los tres peores márgenes de entregas de balón: En 2002 fue de tan sólo +5, mientras que en 2008 fue de +1. (La única “aberración” es 2005, en donde a pesar de un -5 se metieron a Playoffs).
  • Las intercepciones de los Pats han venido a la baja en los últimos años, a tal grado que Brady, a pesar de ser uno de los QB que más pases ha lanzado, sólo ha entregado 33 intercepciones en las últimas cuatro temporadas.
  • Otra de las estadísticas más importantes en la NFL es el rating de QB, la más completa para medir la eficiencia de una ofensiva aérea (el Total QB Rating de ESPN es completamente subjetivo e inútil desde mi punto de vista). Los Pats son un equipo constante en QB Rating, y desde 2007 a la fecha tienen cuatro temporadas con al menos 100 de rating. La cantidad de yardas por pase, otra estadística que habla mucho de la calidad de un QB, también va en ascenso desde 2009: (7.7, 7.9, 8.6 y 8.4)
  • Lo más curioso es que ya no nos sorprenden esos números, ya estamos acostumbrados a que los Pats van a ganar su división sin problemas y en Playoffs serán contendientes. El problema es ahí, ya que a diferencia de la primera parte de esta dinastía, en donde eran casi imparables en postemporada, desde el 2007 su récord en enero/febrero no es el mejor para presumir, con una marca de 4-4, incluyendo un 0-2 en Super Bowl.

 

Otro gran mérito de la ofensiva de los Patriots es ser tan efectiva con unos cambios de personal tan drásticos. En 2007 el show principal era Randy Moss y Wes Welker. Para 2010 Rob Gronkowski cambió las reglas del juego y tomó por sorpresa a la NFL. Esta temporada, a pesar de las lesiones de los WR, los Pats están matando a sus rivales con el juego terrestre. En una AFC que ya está definida, New England tiene la ventaja de ser el equipo con más experiencia ahí, en búsqueda del elusivo cuarto título.

 

Bellichick, nos guste o no, es un gran estratega que supo reconocer que el futuro de la NFL está en las ofensivas y pudo adaptar su ataque de forma espectacular. La dinastía (casi) perfecta de los Pats lo tiene casi todo, ya que rompe récords semana a semana (de otra de las dinastías casi perfectas) y, lo más importante, han hecho que nos acostumbremos a su nivel de excelencia. Tom Brady ha declarado que quiere jugar al menos 5 temporadas más, por lo que tiene una gran oportunidad de romper los récords más importantes de la NFL: victorias y títulos.

 

¿Le alcanzará a Brady y a Belichick para alcanzar lo que hicieron Joe Montana, Bill Walsh y los 49ers de los 80´s?

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.