Tragedia en el Arrowhead Stadium

Por Ulises Harada

Como muchos de ustedes saben, yo soy uno de los pocos fans de los Chiefs que existen en este país. El día de ayer mi equipo fue la notica por un hecho que aún me deja impactado y triste como aficionado de este equipo y de la NFL: El suicidio de Jovan Belcher en las instalaciones de los Chiefs después de haber asesinado a su novia.

 

Lo que más me impacta de esta historia es el trágico final, cuando Belcher se reúne con Scott Pioli, Romeo Crennel y Gary Gibbs (coach de linebackers) y les agradece por la oportunidad. Minutos después se pega un tiro en la cabeza enfrente de ellos. La experiencia tiene que ser traumática para estos tres hombres, que sin importar el patético desempeño del equipo este año, no se le desea a nadie bajo ninguna circunstancia.

 

Belcher era un jugador bueno, un tipo que no fue seleccionado en el Draft, que consiguió con base en trabajo un lugar en el equipo y que poco a poco fue ganándose la titularidad. El tipo tenía 25 años y una vida por delante. Las razones por lo que hizo lo que hizo aún no salen a la luz, pero algo es muy claro: es un peligro que cualquier persona pueda comprar un arma, las consecuencia más clara es el dejar a una niña de tres meses sin padres.

 

El día de hoy admiro un poco más a mi equipo por la decisión de jugar a pesar de lo que sucedió. El resultado es lo que menos importa. La acción la tomaron los jugadores y coaches de este equipo, incluyendo Derrick Johnson, uno de los jugadores más cercanos a Belcher. El presentarte a trabajar un día después de que uno de tus compañeros se dio un tiro en tu oficina no es una decisión nada sencilla. De nuevo, el resultado de hoy contra los Panthers es lo que menos me interesa del juego de los Chiefs.

 

Como fan del equipo simplemente me queda seguir aguantando la peor temporada de los Chiefs (en todos los aspectos) desde que tengo memoria. Hoy me pondré mi Jersey rojo y agradeceré que estoy viendo a mi equipo favorito. Trataré de olvidarme por tres horas de lo que sucedió ayer (aunque seguro se repetirá constantemente) e intentaré disfrutar mi domigo de NFL.

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.