La Tebow-mania vive para siempre

Por Alberto Mussali 

Hay dos tipos de personas: Las que aman Tebowmania y los mentirosos.

 

¿Para qué engañarnos? Tim Tebow ha sido, es, y será el tópico más entretenido de la NFL mientras aquella masa religiosa de 250 libras y ridícula mecánica de pase sea parte de la NFL.

 

Es inútil preguntarse por qué nos gusta tanto hablar de Tim Tebow, más aún, cuando el tipo ni siquiera es el QB titular de su equipo. Sin embargo, ustedes saben que hay algo acerca del #15 de los Jets que involuntariamente nos obliga a ser parte de este fenómeno, el cual  parece fortalecerse día con día.

 

Hoy la saga Tebow se encuentra en su segundo capítulo, el cual toma lugar en el mercado más grande  de todo Estados Unidos: New York. Esta ciudad, aparentemente también es la casa de los actuales campeones de la NFL, los Giants, quienes después de eliminar a Atlanta, San Francisco, Green Bay y New England, merecen toda la atención de los medios. Al parecer, el trofeo Lombardi no fue el invitado de honor en esta ocasión.

 

A los mentirosos que dicen estar cansados de Tebow-mania déjenme decirles algo: No han visto nada. Lo que han visto, se podría decir que son los cortos de una película que sale en un mes. Y por si mi mensaje no fue suficientemente claro, permítanme decirlo en palabras más sencillas: Tim Tebow será el titular de los Jets en un mes.

 

Viejos mitos

La vieja  historia acerca de la inmensa e infalible confianza en Mark Sanchez ya no es creíble. Si los Jets se interesaron en Peyton Manning y si adquirieron a Tim Tebow es porque sencillamente no creen al 100% en él. Claro, que después de verlo jugar la temporada pasada, uno no puede culparlos.

 

También está el famoso mito del ‘Wildcat QB’, el cual es uno de mis favoritos. Ante esto, tengo dos cosas que decir. Primero, dudo que la directiva de los Jets sea tan incompetente para traer a un circo a la ciudad cuando la única intención es ponerlo como Wildcat QB, o peor aún, como protector de despejes.

 

La segunda, es  un hecho que tomó lugar el jueves 17 de noviembre del 2011. En este día, Rex Ryan presenció, en vivo y en directo, a Tim Tebow desmantelando a su estelar defensiva, en lo que fue una marcha de 95 yardas, la cual culminó con una anotación del mismo Tebow. Fue un show de 4:50 minutos, 12 jugadas y 95 yardas, y Rex Ryan estaba en primera fila.

 

No hay persona que sea tan ingenua, para negar que eso fue vital para que Rex y los Jets le marcaran a John Elway con el objetivo de adquirir al famosísimo ‘Wildcat QB’.

 

Cuestión de tiempo

El nombramiento de Tebow como titular es inminente. La presión sobre Sanchez es demasiada, y todos sabemos que si alguien no puede con la presión, es Sanchez. Al igual que con Kyle Orton en Denver, cada que Sanchez tire una intercepción (aunque lleve 2 TDs), los fans van a pedir a Tebow. De hecho, aunque Sanchez juegue bien, si los Jets pierden el resultado será el mismo: Tim Tebow va a ser titular eventualmente.

 

Como mis lectores de Twitter ya sabrán (@AMussali), no tengo una muy buena opinión acerca de Mark Sanchez. Sin embargo, no he aclarado que mi percepción hacia Tebow no es muy diferente. Me parece que ninguno tiene talento (como QB), pero que uno de ellos tiene corazón y garra: Tebow.

 

Tebowmania forever

La Tebow-mania es apenas un bebé. No lanzó un solo pase de TD en la pretemporada y el fenómeno no se debilitó en lo mas mínimo. Si Tebow se convierte en titular y gana juegos, el mercado masivo de New York llevará a Tebow-mania a lugares nunca antes vistos. Si el tema ya les cansó, realmente les sugiero que se acostumbren, porque Tebowmania llegó a NYC (o a la NFL) para quedarse. Incluso si Tebow fracasa con los Jets, todos sabemos muy dentro de nosotros, que en el segundo que Tebow vista otro jersey, Tebow-mania simplemente regresará.

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.