¿Son de verdad estos 49ers?

1

Por Alvaro Sosa, colaborador invitado.

2002, año en el que por última ocasión los San Francisco 49ers presentaron un equipo ganador. Muchos coaches han pasado, muchos drafts desperdiciados, muchas ilusiones rotas.

Pero ¿qué hay en estos Niners de hoy, que pueden  dar a sus aficionados algo para celebrar? Por lo que hemos visto hasta la semana 7, en la cual descansan, es que han tenido un cambio radical de actitud, la llegada de Jim Harbaugh trajo sin lugar a dudas la pieza que parecía faltar a un suficientemente talentoso roster que no sabia a lo que jugaba, inyectándoles una dosis de confianza determinante, en especial a Alex Smith, para que hoy marchen a lo que parece ser un titulo divisional y por tanto recibir en casa por lo menos un partido de playoffs.

Pero, ¿6 juegos son suficientes para calificar a un equipo? Simplemente repasemos a quienes ha enfrentado en esta temporada: Ganaron de visita en la costa Este, a equipos como Eagles, Bengals, y ahora a quienes muchos veian como los únicos que podían presentar problemas en la  NFC a los Green Bay Packers, los hasta hace una semana invictos Detroit Lions.

Su más reciente victoria no fue cualquier cosa, tuvieron que sobreponerse a un ruido ensordecedor, mismo que causo innumerables salidas en falso, también a un fumble en la primera jugada ofensiva de los Gambusinos, además de al combo del momento en M. Stafford y Calvin “Megatron” Johnson, a quienes alejaron por primera vez en esta temporada de la zona de anotación,  y finalmente a tener que anotar en los últimos momentos  del partido para arrebatar la victoria y de paso hacer enojar al coach de Detroit.

El calendario es elemental para saber las aspiraciones reales del equipo de llegar a playoffs, porque van 7 semanas y apenas han jugado una vez contra equipos de la que aun es la división mas pobre de la NFL, asi es que con cinco juegos contra Arizona, St Louis y Seattle, podemos pronosticar por lo menos cuatro ganados mas, con lo que llegarían a nueve ganados, suficientes para el título de división.

A esto hay que sumarle el resurgimiento de gente como Frank Gore, quien hace una dupla de miedo con el novato Kendall Hunter; una defensiva que no ha permitido a ningún corredor llegar a las 100 yardas en los últimos 28 partidos, un equipo especial que generalmente entrega buena posición de campo, un David Akers que es garantía y un head coach que no sería la primera vez que convierte a un equipo de bajo calibre en potencia.

Podemos concluir que este será el año en el que los San Francisco 49ers retomen lo que en los ochentas y noventas les perteneció: el  título de la División Oeste de la Conferencia Nacional.

Comentarios