Deion Sanders, la amenaza

“Nunca quise ser mediocre en nada. Siempre quise ser absolutamente el mejor” Deion Sanders
Entre los jugadores catalogados como una amenaza para sus oponentes, Deion Sanders siempre aparece en la lista. Jugando a la defensiva  el quarterback rival no sólo tenía que ingeniárselas para no lanzar hacia su lado del campo tres downs consecutivos, sino que en cuarto down, el pateador de despeje tenía que evitar, en la medida de lo posible poner el balón en sus manos.

Este año, el primero en el que Sanders estuvo disponible, los votantes decidieron que los méritos que consiguió en el campo eran suficientes para nombrarlo parte de la clase 2011 del Salón de la Fama de la NFL. Si revisamos la cantidad de cosas que logró, una posición en el recinto de Canton, es un reconocimiento justamente merecido.

Deion Sanders el jugador.

Remitiéndonos exclusivamente a lo que hizo dentro del campo, Neon Deion, como era apodado, jugó para cinco equipos en un periodo de 16 años con una pausa de 2001 a 2003 en los que estuvo temporalmente retirado.

Su llegada a la liga fue en 1989 con la quinta selección del Draft hecha por los Atlanta Falcons, equipo en el que permaneció hasta 1993 acumulando 24 intercepciones para 520 yardas, tres touchdowns y siete fumbles forzados con seis recuperados. Después de este periodo se estableció como el mejor cornerback de la liga en el momento. Adicionalmente se estableció también como una amenaza en equipos especiales al acumular más de 4,000 yardas en regresos de kickoff y despejes.

Durante su estancia con los Falcons, en 1991 se ganó su primera de ocho invitaciones al Pro Bowl, tras haber tenido una de las tres mejores temporadas de su carrera con seis intercepciones para 119 yardas, un touchdown, dos fumbles forzados y uno recuperado, además de haber registrado el único sack de su carrera. Con estos números ayudó a su equipo a conseguir un espacio en los playoffs de ese año.

En 1993, estando bajo contrato en Atlanta, se le detectó una infección respiratoria en agosto, lo que provocó que se integrara tarde en la temporada a su equipo jugando sólo 11 partidos, sin embargo eso no impidió que consiguiera siete intercepciones para 91 yardas y un fumble forzado, lo que lo colocó como el líder de la NFC esa temporada.

Su alta productividad en Atlanta, convirtieron a Prime Time en un agente libre sumamente preciado de cara a la temporada 1994, ese año los San Francisco 49ers se hicieron de sus servicios y obtuvieron de Sanders la que discutiblemente fue la mejor temporada de su carrera en la que tuvo 6 intercepciones para 303 yardas, tres touchdowns y un fumble recuperado. Las tres intercepciones regresadas para touchdown empataron el récord de franquicia de los 49ers de regresos para anotación en una temporada. Estos números le bastaron para ser nombrado como el Jugador Defensivo del Año.

En esta temporada Sanders tuvo uno de los momentos más representativos de su carrera cuando al regresar al Georgia Dome para enfrentar a su ex equipo en Atlanta, se vio envuelto en una pelea con Andre Rison  y momentos después interceptó un pase que regresó 93 yardas (el más largo de su carrera) hasta la zona de anotación. Al final de la temporada 94 los Niners se levantaron como campeones del Super Bowl XXIX y Sanders salió del equipo.

En ese momento Sanders tenía a la atención de la toda la liga, fue entonces cuando Jerry Jones le ofreció un contrato equivalente al de un quarterback para que jugara para los Cowboys. En su autobiografía, Sanders menciona que ese no fue el contrato más jugoso en lo que a dinero se refiere; los Raiders ofrecían más, pero eligió a los Cowboys por el hecho de que ahí tendría la posibilidad de ganar dos Super Bowls continuos (lo cual logró) y podría jugar también a la ofensiva. A su llegada en 1995 los Cowboys se consolidaron como la dinastía de la década al ganar su tercer campeonato en cuatro años.

En 1996 tuvo su mejor año como receptor atrapando 36 pases para 475 yardas y una anotación, además de obligar a los pasadores contrarios a quedarse prácticamente sin su mejor receptor. Durante los cinco años que pasó jugando para Dallas tuvo 14 intercepciones para 273 yardas, dos touchdowns, dos fumbles forzados, cuatro recuperados y una anotación más.

Tras cinco temporadas en Dallas, el equipo cortó su relación con Deion por razones de tope salarial a principios de junio del 2000 y tan sólo tres días después firmó un contrato con los Washington Redskins por 56 millones de dólares y siete años, sin embargo su permanencia en la capital fue de sólo un año en el que acumuló cuatro intercepciones para 91 yardas.

Después de esa temporada Sanders se fue al retiro temporal hasta 2004 cuando fue contratado por los Baltimore Ravens con quienes jugó dos temporadas que le sirvieron para incrementar su total de intercepciones regresadas para anotación a nueve, lo que en el momento lo colocó como el segundo mejor sólo detrás de Rod Woodson, actualmente ya está en la cuarta posición.

En su carrera tuvo 19 regresos para touchdown, nueve de ellos en intercepciones, seis en despejes, tres en kickoffs y una en fumble; todo esto adicionado a sus tres recepciones de touchdown.

 

Prime Time el personaje.

Adicionalmente a su prolífera carrera como jugador, Deion Sanders será recordado como un personaje en la historia de la liga, como Prime Time o Neon Deion.

Basta ver cualquier video de highlights de su carrera para notar de inmediato su personalidad extrovertida dentro del campo y en la banca. Sus característicos bailes para festejar una anotación, una gran boca para motivar a sus compañeros o para intimidar a sus rivales, sus entradas a la zona de anotación levantando las piernas hacia enfrente con el balón en alto en una mano y la otra detrás de la cabeza y su muy extrovertida forma de vestir y adornarse con joyas hacían a Neon Deion un personaje digno de seguir.

En una declaración dijo: “Algunos vendrán a verme hacer el bien, otros vendrán a ver cómo me atropellan, pero me odien o me amen, van a venir a verme.”

El origen del apodo Prime time tiene sus orígenes en sus años de preparatoria en North Fort Myers, donde destacaba en basketball, baseball y football. Tras un partido de basketball jugado en horario estelar (Prime Time) en el que anotó 30 puntos para su equipo, su amigo y compañero de equipo, Richard Fain, lo nombró Prime Time, sin saber que estaba creando un nombre que perduraría por años.

Su posición de estrella en la liga fue la que provocó que en septiembre de 1995 pudiera firmar un contrato de siete años con valor de 35 millones de dólares con los Cowboys, el cual incluía un bono de aproximadamente 13 millones por firmar el contrato. Este contrato lo convirtió en el jugador defensivo mejor pagado de la liga y sentó un precedente para los futuros shut-down corners de la liga.

La existencia y éxito de personajes como Prime Time comprueban que con ética de trabajo y resultados palpables para los equipos, un jugador puede ser polémico y tener un alto perfil sin que esto necesariamente sea dañino para la organización o la liga.

 

Algunos datos curiosos sobre Deion Sanders.

  • Es el único que ha jugado en un Super Bowl y en la Serie mundial. Llegó al Super Bowl con los 49ers y Cowboys y a la Serie Mundial con los Atlanta Braves.
  • Es el único atleta profesional que ha anotado un touchdown y bateado un home run en la misma semana. El 5 de septiembre de 1989 bateó un home run con los Yankees y cinco días después regresó el primer despeje que recibió para touchdown con los Falcons.
  • En 1996 se convirtió en el primer jugador en ser titular tanto a la ofensiva como a la defensiva en 34 años desde que Chuck Bednarik lo hiciera en 1962.
  • El touchdown por carrera que anotó en playoffs contra los Philadelphia Eagles en 1996 lo convierte en uno de los dos únicos jugadores en tener anotaciones por seis diferentes vías: recepción, carrera, regreso de despeje, regreso de kickoff, regreso de intercepción, y fumble recuperado.
  • El bono que los Cowboys le otorgaron por firmar el contrato de siete años fue por la cantidad de 12,999,999 dólares, un dolar menos que los 13 millones que se manejan oficialmente, esto debido a que a pesar de que el número 13 es el favorito de Jerry Jones, Deion Sanders lo considera de mala suerte.
  • Devin Hester, regresador de patadas y receptor de los Chicago Bears, lo cita como una de sus mayores ídolos y le agradece sus enseñanzas y le paga respetos al festejar algunas de sus anotaciones entrando a la zona de anotación levantando los pies hacia enfrente cómo lo hacía Neon Deion.
  • Su ahora compañero de clase en el Salón de la Fama de la NFL, Shannon Sharpe, fue quien lo reemplazó como comentarista en CBS en 2004 cuando rechazó un incremento en su sueldo del 30%, ya que él perseguía ser el analista de NFL mejor pagado de la televisión.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.