Persiguiendo al gigante

Por Ulises Harada

Desde mi punto de vista, no hay mejor quarterback en la historia que Joe Montana, quien con la ayuda de Bill Walsh, revolucionó la forma en que se juega este deporte y es reconocido como el ganador por excelencia de la NFL.

 

Montana hacía creer en milagros, y aunque nunca fue el más rápido, el más fuerte, el del mejor brazo y físicamente no era el más imponente, fue el mejor y el más ganador en una generación en donde han estado los mejores de la historia de la NFL. Hablar de Joe Cool era sinónimo de perfección y durante su carrera creó un aura de perfección que probablemente nadie alcanzaría.

 

Eso fue hasta el año 2000, cuando llegó un desconocido Tom Brady a la NFL en la posición 199 del draft. La historia de Brady es conocida por todos, ya que aprovechó una terrible lesión de Drew Bledsoe para tomar la titularidad del equipo y convertirse en una de las historias más sorprendentes en la NFL.

 

Tom Brady, quien irónicamente presenció para mi gusto el juego más importante en la carrera de Montana, la Final de Conferencia en contra de los Cowboys en 1981, “The Catch”, se convirtió en el nuevo ganador por excelencia de la NFL. Es cierto que al principio de su carrera no tenía números espectaculares, pero lo más importante, los triunfos, siempre estuvieron con él a pesar de tener un soporte regular.

 

A lo largo de 10 años como titular, Tom Brady no sólo se ha establecido como el mejor quarterback de su generación, si no que por primera vez en la historia se le ha llegado a comparar con Montana, algo que muchos consideramos impensable. Después de todo lo que ha logrado, es un ejercicio bastante interesante el ver si está o no a la altura de Joe Montana

 

¿Qué tan cerca está el legado de Brady como para poder alcanzar al más grande de todos los tiempos? Me tomé la libertad de comparar a ambos jugadores en varias características, tanto en números en temporada regular, playoffs, regresos en el último cuarto, talento alrededor y, lo más importante, rivales a los que se enfrentaron.

 

Los números

Durante 15 años en la NFL, Joe Montana jugó 164 partidos de temporada regular como titular, en donde terminó con un récord de 117-47. Completó el 63.2 por ciento de sus pases,  lanzando 40,551 yardas, 273 pases de anotación y tan sólo 139 intercepciones, además de terminar con 1,676 yardas por tierra y 20 touchdowns.

 

Montana tuvo una carrera con muchas lesiones, ya que se perdió las temporadas 1991 y 1992 por completo, en 1986 sólo jugó media temporada y le tocaron un par de huelgas de la NFL, en el 82 y en el 87. Por si fuera poco, gran parte de su carrera tuvo la presión de Steve Young, a quien le dieron una amplia rotación en el esquema ofensivo de los Niners.

 

En 11 años en la NFL, Tom Brady tiene 143 partidos como titular y un sorprendente récord de 111-32, el rompió la marca de Montana de conseguir sus primeros 100 triunfos en tan sólo 137 partidos, algo que le tomó al ícono de San Francisco dos juegos más.  Tom Terrific está muy cerca de superar las marcas de Montana en yardas (34,744) y TD (261), además de que tiene 36 intercepciones menos que Joe Cool y un porcentaje de pases completos superior (63.5)

 

Por si fuera poco, también tiene el récord de más pases en una temporada (50), más pases consecutivos sin intercepción, ha sido dos veces líder de la NFL en pases de TD y se ha establecido como uno de los quarterbacks más eficientes en la liga, ya que su porcentaje de pases completos nunca ha bajado del 60%, aunque nunca ha llegado al 70%, como lo ha hecho Joe. Aún así, con un buen arsenal a su disposición, Brady ha demostrado que es una máquina en temporada regular, y fuera de la lesión que sufrió en 2008, no se ha perdido mucho en su carrera.

 

Ambos han sido dos veces MVP y lograron hacer de sus equipos una dinastía, así que por el momento es un empate en esta categoría, pero seguro Brady lo superará

 

La historia en Playoffs

Aquí es donde la balanza se inclina a favor del quarterback de los Niners. Hasta este momento, no existe un quarterback tan efectivo en los juegos que realmente importan como lo es Joe Montana. En 23 partidos de playoffs que jugó, tiene una marca de 15-8 (inferior en porcentaje a la de Brady de 14-5), pero en las estadísticas clave para un quarterback, Montana es MUY SUPERIOR a Tom, y eso que Brady es considerado uno de los mejores en Playoffs.

 

Con tan sólo cuatro juegos de diferencia en postemporada es justo comparar a ambos quarterbacks, y los factores que tomé en cuenta son los que a mi juicio son los más importantes: Porcentaje de pases completos, touchdowns, intercepciones y rating.

 

En su carrera en postemporada, Montana tiene 10 juegos con más del 65% de sus pases completos, incluyendo 5 superando el 70%, algo fuera de lo común. En comparación, Brady tiene cinco partidos arriba del 65% y uno arriba del 70, en donde consiguió el 92.5% de sus pases completos.

 

En cuanto a pases de TD, Montana tiene 45 en 23 juegos, mientras que Brady tiene 30 en 19. El quarterback ícono de los Niners tiene 9 de 23 partidos con al menos 3 TD, mientras que Brady sólo tiene 3 de 19. El cuanto al Rating de quarterback, Montana supera al doble a Brady en juegos con 90 o más puntos en postemporada (14 a 7). En cuanto intercepciones, Montana sólo tuvo dos juegos con tres entregas, mientras que Brady lleva 4.

 

Por si fuera poco, en el escenario más importante de la NFL, el Super Bowl, Montana fue simplemente espectacular, llegando casi a la perfección absoluta.  En cuatro partidos completó 83 de 122 pases (68.03%) para 1,140 yardas, con 11 touchdowns y sin intercepciones, con un rating de 127.7 e invicto.

 

Brady, en esa misma instancia, hasta el momento ha completado 100 de 156 pases (64.1%) para 1,001 yardas, con siete pases de anotación y una intercepción, con un buen rating de 94.5, pero muy lejos de Montana ya que él ya tiene una derrota

 

La magia en el último cuarto

De acuerdo con un estudio realizado por el sitio Pro Football Reference, Tom Brady ha encabezado 23 regresos en el último cuarto durante su gran carrera en la NFL, incluyendo tres en postemporada y uno de ellos en el Super Bowl, en contra de Carolina. Esos números son sorprendentes y es una de las razones por las cuales es considerado uno de los mejores quarterbacks en la historia de la NFL. Brady es capaz de igualar cualquier juego sin importar el marcador.

 

Pero una vez más es superado por Montana, quien tiene 32 comebacks en su carrera. Al ver jugar a Montana, era imposible no ver el juego completo, ya que a pesar de las situaciones más adversas él podía remontar cualquier partido. Lo más sorprendente es que cinco de sus 32 regresos los hizo cuando tenía más de 37 años, en la parte final de su carrera con los Chiefs. Sin duda todos recordamos el más famoso de sus regresos, en contra de los Bengalíes de Cincinnati en el Super Bowl XXIII.

 

En esa categoría también Montana mantiene una ventaja significativa, aunque es posible que Brady llegue a superarlo.

 

Los rivales

Mientras que Brady ha enfrentando a grandes jugadores a la defensiva de forma regular como Ray Lewis, Ed Reed, Dwight Freeney, Darrelle Revis (en parte), Troy Polamalu, James Harrison y Champ Bailey, jugadores excelentes y contra los que el quarterback de los Pats ha salido muy bien librado.

 

Montana probablemente se enfrentó contra la camada de jugadores defensivos más impactante en la historia de la NFL. Entre los que castigaron al quarterback de los 49ers y en parte de los Chiefs, son nombres que realmente pesan, como Reggie White, Lawrence Taylor, Mike Singletary, Richard Dent, Darrell Green, Deion Sanders, Bruce Smith, las defensivas de los Hawks y de los Saints, entre otros grandes rivales. Sin duda el sobrevivir y ser efectivo contra este tipo de jugadores le da la ventaja a Montana.

 

El talento alrededor

Durante su carrera, Montana disfrutó del privilegio de jugar con el mejor coach en la historia de este deporte, Bill Walsh, quien encontró en su quarterback al alumno perfecto para establecer la ofensiva de la Costa Oeste, que revolucionó la forma en que se juega en la NFL.

 

Por si fuera poco, además de contar con el mejor coach de todos los tiempos, también tuvo al mejor wide receiver en la historia: Jerry Rice. El mismo Rice lo ha dicho en su biografía, que no ha visto a un mejor jugador que Montana. Además, la defensiva de los Niners, encabezada por Ronnie Lott, fue la más dominante durante los 80.

 

Mientras tanto Brady hizo muchísimo con muy poco. La verdad es que su ofensiva, en los primeros años de su carrera, dejó mucho que desear y a pesar de eso ponía victorias en el marcador. Bill Belichick es un genio defensivo y del otro lado del balón los Pats eran un equipo dominante, pero no fue hasta que llegaron los refuerzos en 2007 con Wes Welker y Randy Moss que Brady puso números simplemente espectaculares. Aún así se quedó corto en postemporada con los nuevos Pats.

 

Para mi punto de vista, Brady ha tenido resultados similares a los de Montana con un talento alrededor mucho más inferior, y esa es una de sus grandes virtudes.

 

Conclusión

Al final de cuentas, Montana aún tiene la ventaja de ser el ejemplo de excelencia en los momentos más importantes, de los comebacks y de enfrentar a probablemente a los mejores defensivos en la historia de la NFL. Además, los triunfos en los Super Bowls hacen que Joe Cool sea bastante difícil de superar.

 

Sin embargo Brady va por un buen camino. Es muy probable que en un par de temporadas supere a Montana estadísticamente en yardas, TD, y victorias en temporada regular. También es cierto que está a tan sólo un triunfo de conseguir el mismo número de victorias que Joe Cool en postemporada.

 

En  mi opinión, si Tom Brady consigue otro anillo de Super Bowl entraría en un nivel similar al que tiene Montana, mientras que si logra dos títulos más debe de ser considerado el nuevo ícono de excelencia de la NFL. Hasta que eso no suceda, el lugar de Montana es inalcanzable por el momento. Tú qué opinas, ¿Tiene Brady oportunidad de alcanzar a Montana? ¿Hay otro quarterback que se interponga entre los dos en el lugar entre los mejores de todos los tiempos?

  • Miguel Diaz

    Pues con el simple echo de que Montana esta 4-0 en superbowls ya es como un +1 para el sobre Brady, a pesar de cualquier record o lo que haga en el futuro Brady, Montana siempre sera único

  • Alex Lorenzini

    Creo que el argumento de 4-0 en superbowls es totalmente irrelevante a favor de Montana, ya que como todos sabemos, durante los 80’s y la primera mitad de los 90´s el superbowl era un mero tramite para los equipos de la conferencia nacional, por la importante diferencia de talento que existía entre ambas conferencias, esto es evidenciado por la cantidad de blowouts que se vieron en el gran juego durante esa década.

  • Mau

    Sin duda montana aun esta 2 pasos arriba de Brady tal vez otro anillo lo acercaría a Joe. Lo interesante esta en ver si le alcanza el tiempo a Brady para obternerlo… lo dudo!!!

  • David Menassé

    Muy buen artículo de Ulises Harada. En mi opinión Joe Montana es el mejor QB de todos los tiempos. No pude seguir su carrera completa, pero las cinco temporadas en las que observé partidos de Joe con los San Francisco 49érs y los Kansas City Chiefs fueron suficientes para apreciar el talento inigualable de Joe Montana. La sensación que tenía al ver sus partidos era que nadie podía detenerlo, sin importar el talento de las defensivas; Joe Montana representaba la excelencia y el triunfo. Más allá de las estadísticas de Joe en temporada regular está su record en playoffs y sobre todo en el Super Bowl.
    El record en el Super Bowl sí es relevante, tan lo es que John Elway con marca de 2-3 en el Super Bowl no es considerado en el nivel de Joe Montana y Tom Brady. En las décadas de los años 80’s y 90’s había mucho talento en la AFC y si bien Joe participó en el Super Bowl XXIV, la mayor paliza en la historia del Super Bowl, él también guió a los 49’ers a ganar el Super Bowl XXIII, considerado uno de los mejores en la historia y no fue de mero trámite, los Bengals iban ganando ese partido 13-16. Y Joe, aunado al talento de Jerry Rice, fue capaz de mantener la serie ofensiva final y anotar el touchdown para ganar su tercer título. El Super Bowl XVI tampoco fue de mero trámite y en el Super Bowl XIX los 49’ers enfrentaron a los Miami Dolphins con Dan Marino que había impuesto record de más TD en una temporada (48) y más yardas por pase (5,084). Joe Montana aplicó a la perfección el sistema ofensivo ideado por Bill Walsh. Dos jugadas podrían resumir el talento de Joe Montana en los momentos decisivos, el pase a Dwight Clark en el NFC Championship Game de 1981 y el pase a John Taylor en el Super Bowl XXIII. Joe estuvo cerca de llegar al Super Bowl con los Chiefs.
    Tom Brady es un extraordinario QB, el más cercano en mi opinión al nivel de excelencia de Joe Montana, con estadísticas sobresalientes en temporada regular y playoffs. Brady posee tres marcas de Super Bowl, sin embargo ha perdido los últimos tres encuentros de postemporada, incluyendo dos en casa y el Super Bowl XLII, sin poder conseguir el título a pesar de haber concluido 16-0 la temporada regular. Tom Brady está muy cerca de Joe Montana pero aún no lo supera en la historia de la NFL.

  • Héctor

    Brady es muy bueno, él y Payton Manning son los mejores de esta generación. Ambos tienen características que superan a las de Montana, más brazo, reglas que impuso la NFL y que los protegen más como Quarterbacks, Peyton en muy superior técnicamente…
    Sin embargo, lo que separa a Joe de estos dos (y de Unitas, de Marino, de Staubach, Bradshaw y otros) es que muchos de ellos son grades por sus números, pero jamás tendrán la “grandeza” de Montana, Tarkento, Marino, Elway, Fouts, Favre, tienen números más grandes que Big Joe… pero hasta ahí…
    Dicen que Joe tuvo mejores compañeros que los otros, sin embargo, hay una verdad que pocos comprenden, si te rodeas de buenos, pero tu talento no es al menos igual, los otros te van a comer y estás destinado al fracaso… pero si te rodeas de buenos y sobresales por encima de ellos, es porque tu talento en mayor…
    hay otras cuestión, si estás rodeado de muy buenos, tu liderazgo y calidad debe ser de tal magnitud que, no sólo obtengas la lealtad de aquellos que comandas, sino su respeto y veneración, su obediencia y ciega fe.
    Otro punto en que Montana está por encima de los demás, es que los rivales acudían a jugar derrotados moralmente, aun sin poner un pié en la cancha. Sobre todo en esa temporada del 89-90.
    Basta recordar lo que se escribió del superbowl que le ganaron a Cincinnatti cuando con 92 yardas por recorrer y 3 minutos en el reloj para finalizar el partido, un jugador de los bengals dijo “los tenemos” y el receptor Collinsworth dijo “¿está el 16 en la cancha(Montana)?” le respondieron “sí” y dijo “entonces no los tenemos”… eso es derrotar mentalmente a los rivales… eso significaba Montana para sus competidores, eso es grandeza y eso no se gana con números y récords.
    ah… Montana guió sus equipos siempre… en cambio, los dos primeros Super tazones de los Brady los ganó un pateador…
    Una cosa es que Brady juege en un equipo que ha ganado 3 supertazones y otra es que él los haya ganado, como Montana arrazando a Marino con todo y sus 48 anotaciones y 5 mil 048 yardas y a sus delfines, como Montana destrozando a Elway y Denver con 55 puntos, como Montana rompiendo los sueños de El Boomer y Cincinatti… en 3 minutos. Eso no lo tiene ni lo tendrá ningún otro
    ¿cuál de sus récords borraría Marino gustoso a cambio de un anillo?

  • Simplemente la gran diferencia entre uno y otro es que Montana está en Super Bowls 4-0 y el rey en postemporada,Brady es excelente pasador y muy efectivo pero ha caido en los juegos grandes y ya podremos verlo en lo último de su carrera,creo que no le puede llegar a Montana aun cuando los números le ayuden,creo ahi si no hay comparación.

  • Pingback: Vivienne Westwood bags()

  • Pingback: louis vuitton bedding()

  • Pingback: Vivienne Westwood Hat sale()

Ulises Harada

Desde principios de los 90 pasaba las tardes de domingo frente al televisor viendo partidos de NFL y desde entonces profesa el 'arrowhead pride'. Socio Fundador de Primero y Diez en donde es pieza fundamental en el trabajo editorial y comercial. Día a día, sin importar dónde esté, escribe, discute y analiza lo que sucede en la liga.