Rodgers y los Packers se llevan el Super Bowl XLV

Luis Obregón

Gracias a 21 puntos anotados a partir de entregas de balón, los Green Bay Packers se coronaron como campeones en el Super Bowl XLV al vencer a los Pittsburgh Steelers 31-25.

El quarterback Aaron Rodgers consiguió el reconocimiento de Jugador Más Valioso al lanzar 24 completos de 39 intentos para 304 yardas y tres touchdowns.

La primera decisión interesante del partido vino cuando los Packers eligieron patear el balón en el kickoff inicial para poder obtener una buena posición de campo en su primera ofensiva y tener el balón primero en el tercer cuarto. La decisión resultó muy favorable, ya que Ben Roethlisberger y su ofensiva sólo tuvieron tres jugadas y tuvieron que despejar.

La ofensiva de los Packers comenzó a funcionar y Aaron Rodgers encontró en un pase largo y preciso a Jordi Nelson, que se convirtió en un jugador de suma importancia para el equipo, siendo el líder receptor con 9 pases atrapados para 140 yardas y un touchdown.

Cuando, acorralado en su propia yarda 7, Big Ben intentó lanzar un pase desde su propia zona de anotación, que se quedó muy corto gracias a la presión por el centro de la línea defensiva de los Packers y terminó en las manos del Safety Nick Collins, quien regresó el balón 37 yardas hasta la zona de anotación para colocar los primeros puntos del encuentro.

El equipo de los Packers ejecutó prácticamente a la perfección en la primera mitad, ya que unos minutos después, de nueva cuenta provocaron el error de Roethlisberger para quedarse con una segunda intercepción a manos de Jarrett Bush quien devolvió el balón a su ofensiva en la yarda 47 para que de nueva cuenta Rodgers terminara encontrando por aire a Greg Jennings para poner arriba a su equipo.

Parecía que los Steelers se irán con sólo los tres puntos que habían conseguido gracias a la pierna de Shaun Suisham, sin embargo en los minutos finales de la primera mitad, la ofensiva consiguió carburar de manera envidiable y en 1:45 recorrieron 77 yardas y Big Ben encontró a Hines Ward en la zona de anotación para dejar el marcador al final de la primera mitad 21-10 a favor de los Packers.

Roethlisberger tuvo un partido bastante inconstante en el que cometió varios errores, pero también varios aciertos y terminó con 25 completos en 40 intentos para 263 yardas, dos anotaciones y dos interceptados.

Al inicio del tercer cuarto los Steelers se cambiaron el momento del partido al detener en tres jugadas en la primera serie ofensiva a los Packers y recibieron el balón en la yarda 50 con lo que lograron poner siete puntos más en el marcador con lo que revivieron y se colocaron a sólo cuatro de diferencia.

De ahí en adelante los Packers comenzaron a perder la concentración y ese nivel de ejecución que los colocó claramente arriba en el marcador al inicio del juego, sin embargo en la primera jugada del último cuarto la Clay Matthews hizo un de las jugadas más importante, provocando un fumble de el corredor Rashard Mendenhall, que terminó recuperando el linebacker Desmond Bishop lo que le devolvió el balón y el momento emocional a los Packers.

Acto seguido Rodgers manufacturó una ofensiva de 55 yardas que terminó con un pase de ocho yardas a Greg Jennings para que los Packers se fueran arriba 28-17.

Los ataques terrestres de ambos equipos fueron bastante irrelevantes, combinándose para sólo 178 yardas entre los dos equipos.

El momento estaba del lado de los Packers, pero los Steelers lograron mantener una serie ofensiva muy buena para terminar en la zona de anotación con un pase perfecto de Big Ben a Mike Wallace que aprovechando su gran velocidad quemó por completo al corner que lo cubría y se escapó 25 yardas para anotar.

Inmediatamente después decidieron ir por la conversión de 2 puntos y la consiguieron gracias a una jugada optativa en la que Roethlisberger engaño por el centro con Mendenhall y salió rolando por la izquierda acompañado por el receptor Antwaan Randle El, a quien le lanzó la pichada y entró a la zona de anotación, con lo que se pusieron a desventaja de sólo tres puntos.

Sin embargo la ofensiva de los Packers volvió a tener una serie ofensiva implacable que recorrió 70 yardas y consumió más de cinco minutos en el reloj de juego, sin embargo terminó en sólo un field goal de Mason Crosby que los despegó tres puntos más.

Quedaban sólo dos minutos y Roethlisberger estaba a 87 yardas de conseguir la remontada, sin embargo la ofensiva sólo duró cinco jugadas y los Packers consiguieron su cuarto título de Super Bowl.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.