La defensiva de Pittsburgh, ¿Física o sucia?

Rumbo al Super Bowl XLV, la defensiva de los Pittsburgh Steelers se ha calificado como “física”, una tradición que viene desde la Cortina de Acero, aunque otros equipos van más allá detallándolos como un equipo sucio.

“Sinceramente no es algo que nos importe. Esto no es tochito bandera. Por supuesto que va a haber impactos, algunos más fuertes que otros. Pero es parte del este juego, a veces la lesiones ocurre, no sólo a los demás equipos, si no a nosotros”, comentó el corner Ike Taylor.

Cuando Pittsburgh derrotó a los Jets en la Final de la Conferencia Americana 24-19 la semana pasada, James Harrison golpeó fuertemente a Mark Sánchez cuando trataba de salir del terreno de juego y en la siguiente jugada James Farrior golpeo al corredor Shonn Grenne casco contra casco.

Varios de los miembros de los Steelers, especialmente Harrison, han sido multados constantemente por la NFL debido a su forma de golpear. El 17 de octubre del 2010 Harrison lesionó a dos jugadores de los Cleveland Browns por golpes casco contra casco y fue uno de los más multados en toda la Liga.

“En algún momento parecía que para la liga estaba bien hacer trampa o involucrarse en peleas, pero si golpeas demasiado fuerte iba a haber consecuencias económicas”, comentó Harrison hace un mes. “A lo mejor es porque juego para los Steelers, ¿Quién sabe?

Hace dos  semanas, contra Baltimore, el liniero ofensivo Chris Kemoatu fue castigado por golpear de forma tardía a un jugador de los Ravens con el casco. “No somos un equipo sucio, jugamos con intensidad”, fueron las palabras el liniero defensivo Nick Eason para defender a sus compañeros. “Ninguno de nuestros jugadores es sucio. Este es un deporte violento y jugamos de esa forma, pero no creo que somos sucios”.

Luis Obregón

Consumidor ávido de contenidos escritos, auditivos y visuales de los temas más diversos que después pone al servicio de la creación de materiales en distintas plataformas. Socio Fundador de Primero y Diez, donde es Editor del sitio y Productor de los espacios auditivos. Por haber tenido una niñez noventera, todavía hasta la fecha, es acérrimo aficionado de los Dallas Cowboys.


Publicaciones Relacionadas